HISTORIA

Nuestra historia

Pianos para Chile fue fundada en el año 2012 en Varsovia, Polonia, por el pianista chileno Alexandros Jusakos y la violinista, también chilena, Yvanka Milosevic.

 

La idea surgió del anhelo por realizar conciertos en todos los rincones de Chile, una iniciativa muy compleja debido a la falta de pianos y al alto costo de arrendar y trasladar el instrumento para una actividad puntual a cualquier punto del país.

 

Creamos entonces un sistema que consiste en realizar conciertos llevando un piano vertical a cada lugar y luego de tocar en dos eventos (uno educacional y otro de gala), el piano queda en donación para futuros conciertos y actividades formativas permanentes.

 

En estos 8 años hemos podido entregar más de 150 pianos desde Mejillones, en el extremo norte del país, hasta Puerto Williams, en el Cabo de Hornos al sur del continente.

 

Agradecemos de manera especial al Rotary Club de Valparaíso, institución que desde el primer momento nos ayudó a transformar éste sueño en realidad.

 

En el año 2014 la idea inicial evolucionó y se transformó en la Fundación Pianos para Chile, la organización a través de la cual queremos multiplicar esta iniciativa en beneficio de la música y la cultura de nuestro país, desarrollando 3 áreas principales de acción: Donación de Instrumentos, Realización de Conciertos  y Actividades Formativas.

 

En 2020 y 2021 hemos optado con éxito al Fondo «Otras Instituciones Colaboradoras» del Ministerio de Las Culturas y Las Artes de Chile, y gracias a este significativo aporte nuestra Fundación Pianos para Chile seguirá creciendo y consolidándose como punto de encuentro para el desarrollo de la música en nuestro país.